martes, 1 de diciembre de 2009

Hollywood, AST.

Pues vale, soy una niña. Una niña pequeña que no se cansa de releer los cuentos que ya se sabe de memoria, que se pinta las uñas de mil colores con el estuche que le trajeron los Reyes, y que no puede evitar mirar con curiosidad a la gente mientras camina por la calle. Soy una cría que cuando llora lo hace a mares, y se encoje y se abraza las piernas en vez de preocuparse por enjuagar las lágrimas que le empapan el cuello del pijama. Caprichosa y egoísta, no me importa cuánto tenga que gritar hasta que me hagan caso.
Y al fin y al cabo, mi vida y mi rutina no son tan diferentes de las tuyas ni de las de nadie, seas quien seas, si es que lees.