sábado, 5 de diciembre de 2009

Potter, te quiero.

Tengo una silla alta de marfil para sentarme,
Casi como la silla de mi padre, que es un trono de marfil;
Allí me siento alto y erguido, allí me siento solo.


-Christina Rossetti.