miércoles, 10 de junio de 2009

Días asesinos.

Amanecía y estábamos mis ojeras, mis pocas ganas de ir a clase y yo sentados frente al borrador más desconcertante de la Historia, cuando de repente se coló por la ventana esa fresca brisa mañanera cargada de sol, y de, aquí lo curioso, un fuerte olor a café.

Sonreí.

domingo, 7 de junio de 2009

Spread the word.

La verdadera revolución nace dentro aquellos que quieran formar parte de ella por sí mismos. Qué me importa la marca de tus playeros o si tienes dinero para más, tú sólo habla, exprésate, reivindica tus motivos aunque a tu alrededor no haya sesos de los que exprimir nada nuevo, estira hasta romper con todo lo que has mamado desde crío, y abróchate el cinturón, que esto empieza.
De repente, nuevas ideas incendian y devoran todo lo preestablecido en tu cerebro, dejando espacio para los verdaderos argumentos, los de peso. "Corta por lo sano", decían por ahí. Luego este cuerpo no es el mío, no hasta que todos me vean cambiar, crecer.
Cuando te lo hayas aplicado, corre, cuéntalo, grítalo, siéntelo... Sobretodo haz ruido, mucho ruido.